Slideshow image

anterior siguiente

Presione sobre el tema que le interese... 

PROPÓSITO PRINCIPAL DE ESTE WEB-SITE

QUIÉNES SON LOS DAVIDIANOS  
    
POR QUÉ AGITAR DONDE UNO NO ES DESEADO
TRABAJAR ADENTRO O AFUERA

OTROS PUEDEN - USTED NO PUEDE

    CREENCIAS FUNDAMENTALES

 

LA VARA DEL PASTOR

QUÉ ES?

  El propósito principal de La Vara del Pastor es abrir el misterio oculto por mucho tiempo con respecto al siempre desafiante y tan discutido tema de los 144,000 (Apoc. 14:1), con el objetivo central en vista de efectuar entre el pueblo de Dios esa "reforma completa" predicha por el Espíritu de Profecía (Testimonios para la Iglesia, Tomo 8, p. 262; Joyas de los Testimonios, Tomo 3, pp. 254, 255; Testimonios para la Iglesia, Tomo 1, p. 261).

Estas verdades divinamente reveladas son de suprema importancia para la iglesia justamente ahora debido a los acontecimientos de prueba y zarandeo por medio de los cuales el pueblo de Dios pronto ha de pasar. Siendo asuntos vitales para la salvación, requieren acción decidida tanto de ministros como de laicos para apartarse de toda mundanalidad y anclarse en la Roca Sólida por medio de la obediencia a toda la verdad conocida por la iglesia, si han de escapar la ruina venidera que ha de tomar a todo pecador.

 Siendo su interpretación doctrinal dominante la verdad de los 144,000, y un entendimiento correcto de esta verdad siendo un asunto de vida o muerte para todos, La Vara lo revela desde varios ángulos diferentes, cada uno urgiendo a la Denominación a prepararse para la  gloriosa  liberación  de  los  santos y contra la deshonrosa destrucción de los pecadores profetizada por el sellamiento y la matanza registrada en Ezequiel 9.

No se aboga por una denominación nueva, sino todo lo contrario, pues tal cosa sería absolutamente lo opuesto. Y finalmente, dando prueba irrefutable que la Denominación Adventista del Séptimo Día ha sido el instrumento de Dios desde 1844 para llevar adelante su obra en la tierra, y que La Vara da "fuerza y vigor" "al tercer mensaje" "Primeros Escritos, p. 277.

Implicando ser el antitipo del primer Éxodo, La Vara del Pastor toma su nombre de la vara de Moisés, el instrumento por el cual el Señor mostrará su poder en la liberación de los hijos de Israel. La Vara del Pastor, la única vara que haya hablado alguna vez, es predicha y recomendada en Miqueas 6:9 "Oíd la vara, y a Quien   la establece."

POR QUÉ AGITAR DONDE UNO NO ES DESEADO?

Si los davidianos piensan que ellos tienen un mensaje, por qué no están contentos de ir en su camino y dejar a otros que tomen el suyo? Por qué deben ellos agitar su mensaje en nuestra iglesia?

Respuesta:

Rastreando la historia de la iglesia por las edades, encontramos que si todos hubieran tomado la misma posición del inquiridor, el avance de la verdad nunca hubiera alcanzado a la iglesia en cualquier período. Si los mensajeros de Dios en los diferentes tiempos hubieran fallado en agitar su mensaje en sus propias iglesias, cómo, entonces, los varios mensajes de reforma habrían alcanzado al pueblo? No está Dios más interesado en ellos que en los paganos? Juan el Bautista, Jesús y los apóstoles, todos sacrificaron sus vidas para llevar su mensaje a su propia iglesia. Por qué entonces, no debieran los davidianos hacer lo mismo?

  "La persecución se ensañó entonces en ellos con furor [Wiclef, Hus, Lutero, Tyndale, Baxter, Wesley],  Pero no dejaron de proclamar la verdad. Diferentes períodos de la historia de la iglesia fueron señalados por el desarrollo de alguna verdad especial adaptada a las necesidades del pueblo de Dios en aquel tiempo. Cada nueva verdad se abrió paso entre el odio y la oposición; los que fueron favorecidos con su luz se vieron tentados y probados. El Señor envió al pueblo una verdad especial para la situación en que se encuentra. Quién se atrevería publicarla? Él manda a sus siervos que dirijan al mundo el último llamamiento de la misericordia divina. No pueden callar sin peligro de sus almas." El Conflicto de los Siglos, p. 667.

 Por consiguiente no nos atrevemos a rehusar publicar la verdad davidiana especial para la iglesia de hoy día.

 

OTROS PUEDEN - USTED NO PUEDE

Si Dios lo ha llamado para que sea realmente como Jesús,  le llevaría una vida de crucifixión  y humildad y le demandará obediencia y que no será capaz de seguir a otro pueblo o compararse a otros Cristianos. De muchas formas  parecerá que Él dejará que otras buenas personas hagan cosas que Él no dejará que usted haga

Otros Cristianos y ministros que parecen ser muy religiosos y serviciales, se apresuran, manipulan, forman planes para llevar a cabo sus deseos, pero usted no puede hacer eso, y si lo intenta, sufrirá un gran fracaso y con la censura de nuestro Señor se convertirá en un adolorido penitente.

Otros pueden alardear de sí mismos, de su obra, de sus éxitos, o de sus escritos, pero el Espíritu Santo no le permitirá a usted hacer tales cosas, y si comienza a hacerlas, le llevará una profunda humillación  que hará que usted se desprecie a si mismo y a todas sus buenas obras.

A otros se les permitirá tener éxito en hacer dinero, o que reciban un legado, pero es probable que Dios lo mantenga a usted pobre, porque Él quiere que usted tenga algo allá mejor que el oro, esto es, una dependencia incondicional de Él, para que pueda tener el privilegio de suplir sus necesidades cada día de un  tesoro escondido. El Señor puede hacer que otros sean honrados y puestos adelante y mantenerlo a usted escondido en la oscuridad, porque Él quiere producir un fruto fragante escogido para Su gloria venidera, que si o puede ser hecho en la oscuridad.  Él  puede  dejar  que  otros  sean grandes, pero mantenerlo a usted pequeño.

Él puede permitir que otros hagan el trabajo por Él  y quedarse con el crédito, pero Él  hará que usted trabaje y se esfuerce sin que usted sepa cuánto está haciendo, pero hará entonces su trabajo  más precioso, Él puede dejar que otros reciban el crédito por el trabajo que usted ha hecho y hacer que su recompensa sea diez veces mayor cuando Jesús venga.

El Espíritu Santo le vigilará muy de cerca con un amor celoso y le reprenderá por sus cortas palabras y sentimientos, por desperdiciar su tiempo y su dinero, por lo que otros Cristianos no parecen sentir aflicción.

Así es que, cambia de parecer, que Dios es un Soberano infinito y tiene el derecho de hacer como le plazca con El mismo. Puede que El no le explique miles de cosas que le dejan perplejo cuando trata con usted, pero si usted absolutamente se entrega para ser su esclavo, El le envolverá en un amor celoso, y le otorgará muchas bendiciones que se les confieren solamente a los que están en el circulo último.

Deje establecido de una vez por todas que usted ha de tratar directamente con el Espíritu Santo y que Él es quien tiene el privilegio de atar su lengua o de cambiar sus manos o de cerrar sus ojos de un modo que parece no usar en otros. De esta manera cuando está tan poseído del Dios viviente de modo que en secreto en su corazón usted está complacido y deleitado con esta protección peculiar, personal, privada y celosa. Dirigido por el Espíritu Santo en su vida, usted habrá encontrado el vestíbulo del cielo.

 

TRABAJAR ADENTRO O AFUERA

Por una parte encuentro que su literatura enseña a sus miembros que no salgan de los rangos de la iglesia madre, mientras que, por otra parte, encuentro que está causando muchos problemas en la iglesia; cómo puede armonizar su precepto con su ejemplo? Por qué no consagra su tiempo a esfuerzos evangelisticos trayendo almas errantes al conocimiento de la verdad y dejar a la iglesia en paz?

Respuesta:

Sin duda creemos que este no es un tiempo para estar jalando en diferentes direcciones, sino realmente estar buscando la unidad. Y el mensaje que estamos llevando a la iglesia, no contiene ninguna doctrina o enseñanza que justifique que salgamos de los rangos de la iglesia para llegar a ser una secta separada, sino por el contrario, absolutamente prohíbe que hagamos esto. Por estas razones, desde un principio, constantemente rehusamos, así frente a un trato abusivo, a salir de la iglesia madre.

Por lo tanto, en lo que nos concierne, en cuanto a la existente controversia y división, es la responsabilidad de los hermanos dirigentes de la Denominación, y no de nosotros, porque sólo estamos llevando a cabo el precepto expreso del Señor y su ejemplo de jamás sacrificar la verdad. Y ellos mismos admiten que deberíamos obedecer a Dios antes que a los hombres. Por lo tanto, sobre ellos descansa la pesada condenación de repetir la locura trágica de los judíos en el tiempo de Cristo, rechazando el mensaje de la hora, "no entrando ellos mismos" en la expansión de la verdad, impidiendo a los que quieren entrar y echando fuera a los que entran.

 Así que, consagrar nuestro tiempo para evangelizar al mundo mientras descuidamos la iglesia, será un acto criminal, una de las más  altas traiciones para Dios y su pueblo. La iglesia primero debe ser salvada de su condición laodicense, de ser "desventurada, miserable, pobre, ciega y desnuda." Ella, no el mundo, está a punto de ser vomitada. Ella "es el único objeto en la tierra al cual Él concede su suprema consideración." Testimonios para los Ministros, p. 15.

Pero en su actual estado deplorable de ceguera y destitución, como lo expone el Testigo Fiel (Apoc. 3:14-18), ella no es completamente idónea para la tarea que se le ha asignado, y debe ser rescatada de su triste engaño, antes que ella pueda llegar a ser un refugio seguro y una influencia salvadora para los que se lleguen a unir a sus rangos. Si Dios la abandonara en su condición laodicense en la que ahora languidece, no solamente ella misma se perderá, sino como consecuencia, también el mundo entero se perderá junto con ella. Por lo tanto, Él debe despertarla o levantar otra para hacer la obra que necesita hacerse.

 Sin embargo piense, qué gozo eterno será para Él, capacitarla y usarla para su gloria, en lugar de abandonarla! Así que, en lugar de levantar otra como último recurso, Él está tratando de salvarla, y la salvará como ha prometido:

"Satanás obrará sus milagros para engañar, establecerá su poder como supremo. La iglesia parecerá a punto de caer, pero no caerá. Permanece, mientras que los pecadores en Sion será zarandeados. El tamo tiene que ser separado del precioso trigo. Esto es un evento terrible, pero, sin embargo tiene que ocurrir. Ninguno sino los que han estado venciendo por la sangre del Cordero y la Palabra de su testimonio, será encontrados con los leales y verdaderos, sin mancha de pecado, ni engaño en su boca. El remanente que purifica sus almas obedeciendo la verdad recibe fortaleza del proceso de prueba, exhibiendo la belleza de la santidad en medio de la apostasía que les rodea. . .

 "El gran evento tan eminente separará a los que Dios no ha designado, y Él tendrá un ministerio puro y santificado preparado para la lluvia tardía." "Carta 55,1886. [Manuscript Releases, Tomo 12, p. 327 Inglés]

Si el Señor fuera "quien Él mismo cuando estuvo en la tierra dedicaba todo su tiempo al esfuerzo exclusivo de salvar a su iglesia entonces perdida, "si nos envió al mundo, en vez de a su iglesia perdida de hoy, esto no sólo significará traer al inocente para perecer con los culpables, sino mostrará que el Señor está cambiando completamente su propia práctica y contradiciendo sus propias órdenes a sus apóstoles que ellos predicaran la Verdad Presente primero a la iglesia. (Mat. 10:5, 6).

Por lo tanto, en misericordia y en conformidad con su eterno procedimiento, Él designó que "mientras se prosigue el juicio investigador en el cielo, mientras que los pecados de los creyentes arrepentidos son quitados del santuario, debe llevarse a cabo una obra especial de purificación, de liberación del pecado entre el pueblo de Dios en la tierra." Esta es su obra especial. "Entonces la iglesia que nuestro Señor recibirá para Sí será una 'Iglesia gloriosa, no teniendo mancha ni arruga, ni otra cosa semejante.' " El Conflicto de los Siglos, p. 478

"El Señor no obra para traer a muchas almas a la verdad," Además el Espíritu de Verdad dice, "debido a los miembros de iglesia que nunca han estado convertidos, y a aquellos que una vez se convirtieron, pero que han apostatado. Qué influencia tienen sobre los nuevos conversos estos miembros no consagrados? No anularían el efecto del mensaje dado por Dios que su pueblo ha de presentar?" "Consejos Sobre el Régimen Alimenticio, p. 547."

Pero cuando los que han apostatado y los inconversos, la cizaña, son quitados, 'Entonces ella aparecerá como el alba, hermosa como la luna, esclarecida como el sol, imponente como ejército con banderas tremolantes.' "El Conflicto de los Siglos, p. 478.

Si, los paganos honestos tienen que ser y serán evangelizados, sin embargo 'las ovejas perdidas de la casa de Israel' (Mat. 10:6) tienen que buscarse primero. Por lo tanto, cuán agradecidos y que cooperadores debieran ser, y lo serán cuando descubran que en vez de ser ricos y aumentados con bienes y sin necesidad de nada, son en realidad "desventurados, miserables, pobres, ciegos y desnudos," "en necesidad de todo; y que el Señor está esperando que ellos se despierten al hecho para que Él pueda hacer de ellos lo que debieran ser.

 Por estas razones Dios dice ahora que trabajemos adentro de la congregación laodicense en lugar de afuera. Y lo que Él dice es lo que quiere decir, y no nos atrevamos a desobedecer, no importa lo que los hombres puedan decir o hacer.

 

QUIÉNES SON LOS DAVIDIANOS?

 INTRODUCCIÓN

   El propósito principal de este documento es presentar el Movimiento Davidiano y sus principios verdaderos a aquellos que no está relacionados directamente con la iglesia Adventista del Séptimo Día. Tratamos de dar a conocer algunas de nuestras creencias fundamentales y filosofías centrales Como resultado de la publicidad dada al Movimiento ad dada al Movimiento Branch Davidian en años recientes, creemos que es importante establecer ante el público el contraste entre los Branch Davidians y los Davidianos verdaderos. Animamos a cualquiera que tenga comentarios o preguntas a contactar esta oficina sin titubear.

 LOS DAVIDIANOS VERDADEROS CREEN EN JESÚS

    Lo primero y más que todo, los Davidianos son cristianos verdaderos. Creemos sin ninguna sombra de duda que el hombre está separado de Dios debido a que Adán y Eva escogieron desobedecerlo (Rom. 5:12-21), que el hombre está perdido y no puede salvarse a sí mismo. Creemos que estos hechos requieren la necesidad de un Salvador. Este Salvador es Cristo Jesús. Verdaderamente, más bien que destruir al mundo, "de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo unigénito" "cuando vino el cumplimiento del tiempo" "para que el que cree en mí no se pierda sino tenga vida eterna" (Juan 3:16; Gén. 4:3-5). Este concepto es desarrollado en el mensaje Davidiano tanto en profecía simbólica como en términos literales que incluyen el mero fundamento de nuestra experiencia religiosa. Para tener el privilegio de reunirnos con Dios en el reino venidero y mundo futuro, uno tiene que "nacer de nuevo. . . de agua y del Espíritu" y llegar a ser una "nueva criatura" en Cristo Jesús. (Juan 3:3-6; 2 Cor. 5:17.

    Los verdaderos Davidianos están conscientes del hecho bíblico que "nadie viene al Padre, sino por mí [Jesús]" y "no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en quien podamos ser salvos"  (Juan 14:6; Hechos 4:12). Finalmente, creemos que la redención y la salvación del hombre está hermosamente ilustrada en tipos y en símbolos de los servicios del santuario del Antiguo Testamento en cada detalle. Dios nunca deseó que muchísimos de los animales que Él creó perecieran. Las diversas ofrendas y ceremonias fueron ordenadas por Dios para revelar las múltiples fases de la obra de Jesús, y precisamente en particular como Él ha de ser adorado. Escrito esta: "Por lo cual, entrando en el mundo, dice sacrificio y ofrenda no quisiste, mas me preparaste cuerpo: holocaustos y expiaciones por el pecado no te agradaron. Entonces dije, he aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad (en el rollo del libro esta escrito de mí)." (Heb. 10:5-7). Es nuestro propósito modelar nuestras vidas  como la de Él, aun frente al desprecio, persecución y muerte.

 LOS DAVIDIANOS Y LA FAMILIA

    Los verdaderos Davidianos creen que la unidad familiar es el componente bíblico de la sociedad y que el círculo familiar es sagrado. Si la unidad familiar es fuerte e intacta, respetando los derechos, propiedad y conciencia de otros, entonces la sociedad prosperará Si la unidad familiar es trastornada, especialmente en una gran escala, y por consiguiente la sociedad sentirá sus efectos  en diferentes formas. Es sostenido inequívocamente que la institución del matrimonio es ordenada por Dios y constituye la relación más sagrada en la familia humana. Es también sostenido firmemente que el matrimonio es una unión de un hombre y una mujer tal como era "en el principio." El divorcio no es una opción a menos que esté basado sobre el fundamento bíblico establecido (ver Mat. 19:3-12) y si es posible, si las dos partes está de acuerdo en reconciliarse, entonces promovemos por todos los medios la reconciliación. En realidad, la carga del mensaje Davidiano es la de restaurar la relación familiar a su lugar apropiado en la sociedad de hoy día. Refiriéndose  al mensaje del Elías de los últimos días, el último mensaje enviado del cielo para el mundo, la Biblia dice: "He aquí yo os envió el profeta Elías, antes que venga el día del Señor, grande y terrible. Él hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que yo venga y hiera la tierra con maldición" (Mal. 4:5,6).

 

LOS VERDADEROS DAVIDIANOS NO SON BRANCH DAVIDIANS

 Los verdaderos Davidianos no creen en acumular armas en preparación para una confrontación con las autoridades gubernamentales o para cualquier otro propósito. Creemos que los gobiernos que existen hoy día "por Dios han sido establecidos" (Rom. 13:1-6) y que las leyes de la nación deben ser obedecidas (1 Ped. 2:17; Tito 3:1) siempre y cuando  no estén en conflicto con la ley de Dios (Hech. 5:29; Mat. 22:5-21). Nuestra única arma de guerra es la Palabra de Dios (Heb. 4:12; Efe. 6:17). No contemplamos ninguna otra opción,  porque estamos muy concientes que la batalla es del Señor, que Él peleará por nosotros, y que cuando Él está con nosotros nadie puede ganar contra nosotros. Como se mencionó en la sección anterior, el mensaje Davidiano no aprueba el adulterio, la  poligamia, o cualquier otra desviación del plan bíblico original del matrimonio y la familia. Ciertamente, nosotros no reconocemos a David Koresh como el Mesías. No lo reconocemos como el autor, el originador  y ni siquiera como un representante auténtico del mensaje Davidiano. El único autor del mensaje Davidiano es Victor T. Houteff, quien fue un maestro de la Escuela Sabática y miembro  en la Iglesia Adventista del Séptimo Día  en el tiempo que escribió su primer libro "La Vara del Pastor Volumen Uno" en el año 1930. El escribió muchos más libros y tratados hasta su muerte en 1955. Honestamente podemos declarar que estamos convencidos de que el estaba entre los más grandes especialistas bíblicos del mundo, no obstante que era un laico. Sus escritos han sido preservados en su forma original y están disponibles para ordenarlos.

 LOS DAVIDIANOS Y SU MISIÓN

 La misión del movimiento Davidiano es multifacética, sin embargo sólo enumeraremos éstas como su objetivo primario: 1) Llamar a un "reavivamiento y una reforma" en la iglesia Adventista del Séptimo Día (ver Isa. 52:1). Dicho de otra manera, un llamado a volver a los principios originales sobre los cuales  la iglesia fue fundada y una invitación a aceptar la revelación bíblica adicional revelada por el mensaje Davidiano. 2). Establecer una institución multifacética compuesta de entrenamiento y servicios caritativos que ayudará a llevar el mensaje a la iglesia y cuidar de los pobres, los enfermos, los ancianos, los huérfanos, las viudas y los desafortunados en la iglesia inicialmente (conocido en el círculo davidiano como 'El Campamento de Ezequiel 4:2'). 3) Anunciar la restauración del Reino de David en la Tierra Santa "en los últimos días" de la historia de la tierra antes de la segunda venida de Cristo en poder y gloria.

 EL REINO -- LA ESPERANZA CULMINANTE DE LOS CRISTIANOS

 El término "Davidiano" es derivado de nuestra creencia en el restablecimiento del antiguo reino de David en antitipo, o, en nuestro tiempo (ver Ezequiel 36, 37; Jeremías 30:-33; Oséas 1:10,11; 3:4,5). Será tan real como cualquier reino de la tierra y será puesto en exhibición para ser visto de todas las naciones. En verdad, es la esperanza culminante de los cristianos como está ilustrada en la oración del Señor "Venga tu Reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra" (Mat. 6:10).

 La Escritura enseña que Dios restablecerá su Reino para que las naciones del mundo puedan tener un testimonio que una sociedad entera puede funcionar harmoniosamente sin crimen, sin enfermedad, y muerte usando como su fundamento la Ley de Dios contenida in la Biblia. Puesto que  esto  nunca se ha manifestado en el mundo por ningún período significativo de tiempo, Dios lo demostrará ahora. Al tiempo cuando la creencia prevaleciente que la política y el poder militar aseguran la existencia de la nación, Dios mostrará a todos que "la justicia engrandece a la nación" (Prov. 14:34). Entonces la promesa que no falla se cumplirá y "Será  predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin" (Mat. 24:14).  Más información con respecto al reino está disponible al solicitarla.

 LOS VERDADEROS DAVIDIANOS CREEN EN LA

SALVACIÓN POR GRACIA

 Como cristianos, sentimos nuestro deber el extender una invitación a todo el que desee entender y participar del regalo gratuito de la salvación por gracia por medio de la fe en Jesucristo. El proceso es muy fácil; primero, venga a Jesús tal como es (Mat. 11:28-30). No espere por una oportunidad mejor, o hacerse mejor por sí mismo de lo que es ahora. Una vez que venga a Jesús, reconozca su condición pecaminosa (Rom. 3:23; 6:23), confiese sus pecados (1 Juan 1:7-9) y crea que Él ha muerto por usted. Entonces dígale que usted elige ser su siervo y que se someterá a su voluntad. Levántese de sus rodillas con fe de que Él le ha perdonado, y justo en ese momento se ha convertido en cristiano, una "nueva criatura" y heredero del Reino celestial.

 Oramos para que este documento ayude a aclarar nuestra misión y lugar en el mundo. Que Dios le bendiga al continuar en busca de la verdad.

CREENCIAS FUNDAMENTALES

Surgiendo en 1930 dentro de la denominación Adventista del Séptimo Día ("la iglesia de los laodicenses"). La Asociación de Davidianos Adventistas del Séptimo Día ha sido siempre comisionada para la obra profética (predicha en Isaías 52:1) para preparar a la iglesia de Laodicea, la ultima con "la cizaña" entre "el trigo" para la proclamación final del evangelio "en todo el mundo." Mat. 24:14.

Esta Asociación, en como con la Denominación Adventista del Séptimo Día sostiene "ciertas creencias fundamentales, los principales rasgos de los cuales, junto con una porción de referencias bíblicas sobre las cuales están basadas", son originalmente resumidas de la siguiente manera:

"1. Que las Santas Escrituras del Antiguo y del Nuevo Testamento fueron dadas por Inspiración de Dios y contiene toda la revelación suficiente de su voluntad para el hombre, y son la única regla infalible de fe y práctica. 2 Tim. 3:15-17.

"2. Que la Deidad o Trinidad, consiste del Padre Eterno, un Ser personal, espiritual, omnipotente, omnipresente, omnisapiente, infinito en sabiduría y amor; del Señor Jesucristo, el Hijo del Padre Eterno, a través de Quien todas las cosas fueron creadas y a través de Quien la salvación de las huestes redimidas ser? efectuada; del Espíritu Santo, la tercera persona de la Deidad, el gran poder regenerador en la obra de la redención. Mat. 28:19. 

"3. Que Jesucristo es Dios mismo, siendo de la misma naturaleza y esencia como el Padre Eterno. Mientras conservaba su naturaleza divina tomó sobre sí la naturaleza de la familia humana, vivió en la tierra como un hombre, ejemplificó en su vida como nuestro ejemplo los principios de justicia, testificó de su relación con Dios por medio de muchos milagros grandiosos, murió por nuestros pecados en la cruz, fue resucitado de los muertos, y ascendió al Padre, donde vive por siempre para hacer intercesión por nosotros. Juan 1:1, 14; Heb. 2:9-18; 8:1,2; 4:14-16; 7:25.

"4. Que cada persona para obtener la salvación debe experimentar el nuevo nacimiento; que esto incluye una transformación completa en la vida y el carácter por el poder recreativo de Dios por medio de la fe en el Señor Jesucristo. Juan 3:16;  Mat. 18:3; Hech. 2:37-39.

"5. Que el bautismo es una ordenanza de la iglesia cristiana y debe ser seguido al arrepentimiento y al perdón de los pecados. Por su observancia se muestra la fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. Que la forma apropiada del bautismo es por inmersión. Rom. 6:1-6; Hechos16:30-33.

"6. Que la voluntad de Dios tal como se relaciona con la conducta moral está contenida en su ley de los diez mandamientos; que estos son los grandes  preceptos  morales, inmutables y obligatorios para todo hombre en cada época. Éxo . 20:1-17.

"7. Que el cuarto mandamiento de esta ley inmutable demanda la observancia del séptimo día Sábado. Esta santa institución es al mismo tiempo una conmemoración de la creación y una señal de santificación, una señal de descanso del creyente de sus propias obras de pecado, y su entrada al descanso del alma que Jesús promete a los que a Él vienen. Gén. 2:1-3; Éxo. 20-8-11; 31:12-17; Heb. 4: 1-10.

"8. Que la ley de los diez mandamientos señalan el pecado, la penalidad del cual es muerte. La ley no puede salvar al transgresor de sus pecados, ni impartir el poder para mantenerlo sin pecar. En su amor infinito y misericordia, Dios provee un camino por el cual esto puede ser hecho. Él proveyó un substituto, Cristo el Justo, para morir en lugar del pecador, "al que no conoció pecado por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en El 2 Cor. 5:21. Que uno es justificado, no por la  obediencia a la ley, mas por la gracia que es en Cristo Jesús. Al aceptar a Cristo, el hombre es reconciliado con Dios, justificado por su sangre de los pecados pasados, y salvado del poder del pecado por su vida morando en nosotros. Así el evangelio llega a ser "el poder de Dios para salvación para todos los que creen." Esta experiencia es obrada por la agencia divina del Espíritu Santo, Quien convence de pecado y guía hacia Aquel que carga con el pecado, conduciendo al creyente a una relación del nuevo pacto, donde la ley de Dios es escrita dentro de su corazón, y a través del poder habilitador de Cristo que mora dentro, su vida es traída a la conformidad con los preceptos divinos. El honor y meritos de esta maravillosa transformación pertenecen completamente a Cristo. 1 Juan 3:4; Rom. 7:7; Rom. 3:20; Efe. 2:8-10; 1 Juan 2:1-2; Rom. 5:8-10; G?. 2:20; Efe. 3:17; Heb. 8:8-12.

"9. Que Dios "es el único que tiene inmortalidad." 1 Tim. 6:15. El hombre mortal posee una naturaleza inherentemente pecadora y decadente. La vida eterna es el regalo de Dios por medio de la fe en Cristo. Rom. 6: 23 El que tiene al Hijo tiene la vida. 1 Juan 5:12. La inmortalidad es otorgada sobre los justos a la segunda venida de Cristo, cuando los justos muertos son resucitados de la tumba y los vivos justos trasladados para encontrarse con el Señor. Entonces es que a aquellos que son contados por fieles son vestidos "de inmortalidad." 1 Cor. 15:51-55.

"10. Que la condición del hombre en la muerte es de inconciencia. Que todos los hombres buenos y malos por igual, permanecen en la tumba desde la muerte hasta la resurrección. Ecl. 9:5, 6; Sal. 146:3,4; Juan 5:28,29.

"11. Que habrá una resurrección tanto de justos como de injustos. La resurrección de los justos acontecerá en la segunda venida de Cristo; la resurrección de los injustos se llevará a cabo mil años después, al cierre del milenio. Juan 5:28,29; 1 Tes. 4:13-18; Apoc. 20:5-10.

"12. Que finalmente el impenitente, incluyendo a Satanás, el autor del pecado, será reducido a un estado de no existencia por el fuego de los últimos días, llegando a ser como si nunca hubieran sido. Así el universo de Dios será purificado de pecado y pecadores. Rom. 6:23; Mal. 4:1-3; Apoc. 20:9, 10; Abdías. 16.

"13. Que ningún período profético [fijando fechas proféticas del tiempo exacto del regreso de Cristo] es dado en la Biblia para llegar hasta la segunda venida, sino que el período más largo, los 2300 días de Daniel 8:14, terminaron en 1844, y nos trajeron a un evento llamado la purificación del santuario.

"14. Que el verdadero santuario, del cual el tabernáculo en la tierra fue un tipo, es el templo de Dios en el cielo, del cual Pablo habla en Hebreos 8 en adelante, y del cual el Señor Jesús como nuestro gran Sumo Sacerdote, es ministro; y que la obra sacerdotal de nuestro Señor es el antitipo de la obra del sacerdocio judío de la dispensación antigua; que este santuario celestial es el que ha de ser purificado al final de los 2,300 días de Dan. 8:14; siendo su purificación como en el tipo, una obra de juicio, comenzando con la entrada de Cristo como Sumo Sacerdote sobre la fase del juicio de su ministerio en el santuario celestial prefigurado en el servicio terrenal de la purificación del santuario en el día de expiación. Esta obra de juicio en el santuario celestial comenzó en 1844. Su terminación cerrará la gracia para la humanidad.

"15. Que Dios, en el tiempo del juicio, y de acuerdo con su trato uniforme con la familia humana, al advertirles de los eventos por venir y que vitalmente afectan sus destinos (Amós 3:6,7), envía una proclamación de la aproximación del segundo advenimiento de Cristo; que esta obra es simbolizada por los tres ángeles de Apocalipsis 14; y que su triple mensaje trae a vista una obra de reforma para preparar un pueblo para encontrarse con Él en su venida.

"16. Que el tiempo de la purificación del santuario, sincronizando con el período de la proclamación del mensaje de Apocalipsis 14, es un tiempo de juicio investigativo, primero con relación a los muertos, y en segundo lugar, con relación a los vivos. Este juicio investigador determina quienes de las miríadas que duermen en el polvo de la tierra son dignos de tomar parte en la primera resurrección, y quienes de la multitud de los vivos son dignos para la traslación. 1 Pedro 4:17, 18; Daniel 7:9,10; Apoc. 14: 6,7; Lucas 20:35.

"17. Que los seguidores de Cristo deben ser un pueblo santo, sin adoptar mínimas no santificadas ni conformarse a las maneras impías del mundo, ni amar sus placeres pecaminosos  ni aprobar sus insensateces. Que el creyente debe reconocer su cuerpo como el templo del Espíritu Santo, y que por lo tanto el debe vestir ese cuerpo con nitidez, modestia y con  atavío digno. Además, que al comer y beber y en todo su curso de conducta deberá modelar su vida hasta llegar a ser un seguidor del humilde y manso Maestro. De manera que el creyente será guiado a abstenerse de toda bebida intoxicante, tabaco y otros narcóticos, y evitar todo hábito y práctica que profane el cuerpo y el alma. 1 Cor. 3:16, 17; 9:25; 10:31; 1 Tim. 2:9, 10; 1 Juan 2:6.

"18. Que el principio divino de los diezmos y ofrendas para el apoyo del evangelio es un reconocimiento que Dios es el dueño de nuestras vidas, y que somos mayordomos que debemos darle cuenta de todo lo que ha encomendado a nuestra posesión. Lev. 27:30; Mal. 3:8-12; Mat. 23:23; 1 Cor. 9:9-14; 2 Cor. 9:6-15.

"19. Que Dios ha puesto en su iglesia el don del Espíritu Santo, como está enumerado en 1 Corintios 12 y Efesios 4; que esos dones operan en armonía con los principios divinos de la Biblia, y son dados para perfeccionar a los santos, para la obra del ministerio y para la edificación del cuerpo de Cristo. Apoc. 12:17; 19:10; 1 Cor. 1:5-7.

"20. Que la segunda venida de Cristo es la gran esperanza de la iglesia, la gran culminación del evangelio y del plan de salvación. Su venida será literal, personal y visible. Muchos eventos importantes estarán asociados con su regreso, tal como la resurrección de los muertos, la destrucción de los impíos, la purificación de la tierra, la recompensa de los justos, el establecimiento de su reino eterno. El cumplimiento casi total de varias profecías, especialmente las  que se encuentran en los libros de Daniel y Apocalipsis, con condiciones exis-tentes en el mundo físico, social, industrial, político y religioso, indicando que la venida de Cristo esta cerca, a las puertas. El tiempo exacto de este evento no ha sido predicho. Los creyentes son exhortados a estar preparados, "porque a la hora que no pensáis el Hijo del Hombre será revelado. Luc. 21:25-27; 17:26-30; Juan 14:1-3; Hechos 1:9-11; Apoc. 1:7; Heb.9:28; Sant. 5:1-8; Joel 3:9-16; 2 Tim. 3:1-5; Dan. 7:27; Mat. 24:36, 44.

"21. Que el reinado milenario de Cristo durante los mil años cubre el período entre la primera y la segunda resurrección, durante cuyo tiempo los santos de todas las edades vivirán con su bendito Redentor en el cielo. Al final del milenio la santa ciudad con todos los santos descenderán a la tierra. Los impíos, re-suscitarán en la segunda resurrección y subirán sobre la anchura de la tierra con Satanás a la cabeza para circundar el campamento de los santos, y es cuando fuego descenderá de Dios del cielo y los devorará. En el fuego que destruirá a Satanás y a su hueste, la tierra misma será regenerada y purificada de los efectos de la maldición. Así el universo de Dios será purificado de la mancha repugnante del pecado. Apoc. 20; Zac. 14:1-4; 2 Ped. 3:7-10.

"22. Que Dios hará todas las cosas nuevas. La tierra restaurada a su inmaculada belleza, será para siempre la morada de los santos del Señor. La promesa a Abraham, que a través de Cristo él y su simiente poseerán la tierra a través de las edades sin fin de la eternidad, será cumplida. El reino y el dominio y la majestad del reino debajo de todo el cielo sea dado al pueblo de los santos del altísimo, cuyo reino es un reino eterno, y todos los dominios le servirá y obedecerá. Cristo el Señor, reinará supremo y toda criatura que está en el cielo y sobre la tierra y debajo de la tierra, y los que está en el mar atribuirá bendición y  honor y gloria y poder al que está sentado sobre el trono y al Cordero por siempre y para siempre. Gén. 13:14-17; Rom. 4:13; Heb. 11:8-16; Mat. 5:5; Isa. 35; Apoc. 21:1-7; Dan. 7:27; Apoc. 5:13;? Anuario de la Denominación de los Adventistas de Séptimo Día, Edición 1940, pp. 5-8.

EN ADICIÓN a estos principios fundamentales de fe sostenidos en común con los adventistas del séptimo día, la Asociación Davidiana sostiene:

1. Que el don profético en la iglesia Adventista del Séptimo Día  (por  medio del cual la iglesia fue traía a la existencia en 1844 y nutrida y preservada por siete décadas) cesó su manifestación en 1915 y no se manifestó nuevamente hasta 1930; y que esta cesación y remanifestación tienen su paralelo con la  cesación del don profético en el Antiguo Testamento y su remanifestación en el Nuevo.

2. Que la manifestación actual fue programada de acuerdo a los 430 años de la profecía de Ezequiel 4, y que es la "adición" anticipada en Primeros Escritos, p. 277.

3. Que fue manifestada nuevamente en la obra final para la iglesia para efectuar el sellamiento de los 144,000 siervos de Dios (Joyas de los Testimonios, Tomo 1, pp. 335, 336), y para dar poder y fuerza (Primeros Escritos, p. 277) al mensaje del tercer ángel (Apoc. 14:6-11) de tal manera que los 144,000 puedan ser dotados para llevar a cabo la última obra para el mundo, y para juntar a todos sus hermanos de entre todas las naciones (Isaías 66:19, 20; Apoc. 18:4).

4. Que la destrucción de la cizaña de entre los primeros frutos de los vivos (Mat. 13: 30, 48, 49; Eze. 9:6, 7) resulta en la purificación de la iglesia.

5. Que inmediatamente después los ángeles sueltan los cuatro vientos (Apoc. 7:1-3), con lo cual resulta el tiempo de angustia y el levantamiento de Miguel para liberar de él a todos aquellos cuyos nombres están escritos en el libro de vida del Cordero (Dan. 12:1).

6. Que el soltar los ángeles los cuatro vientos para que soplen sobre los cuatro ángulos de la tierra (Apoc. 7:1), no anticipa una guerra mundial sino más bien un decreto mundial impuesto por toda Babilonia por medio de la imagen de la bestia, y que entonces nadie pueda comprar o vender sino sólo los que adoren a "la imagen." Apoc. 13; 15-17.

7. Que subsiguientemente, el tiempo de la angustia de Jacob (Jer. 30:7) que pasan los 144,000, los hijos de Jacob, lógicamente desarrolla en su camino hacia casa (Gén. 32:1, 24) a la tierra de sus padres (Eze. 36:28; 37:21, 25).

8. Que el evento memorable anterior causará que a los 144,000 se les cambie sus nombres tal como sucedió con su padre Jacob (Gén. 32:28), y como un cuerpo reciban un nuevo nombre que la boca del Señor nombrar?(Isaías 62:2).

9. Que estos eventos resultará en el establecimiento del Reino (Dan. 2:44; Isa. 2:1-4; Miq. 4; Eze. 37), donde los 144,000, los que siguen al Cordero "por donde quiera que va" (Apoc. 14:4), estarán en pie con Él en el Monte de Sion (Apoc. 14:1) y allí reciben las riquezas de las naciones." Isa. 60:5, 11.

10. Que con esta secuencia de eventos seguirá el Fuerte Clamor del ángel que alumbra la tierra con su gloria (Apoc. 18:1), mientras que la otra voz clama, "salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas." Apoc. 18:4.

11. Que en respuesta a esta llamada, muchas naciones dirán: "venid, y subamos al monte del Señor, y a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñaran en sus caminos, y andaremos por sus veredas; porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra del Señor." Miqueas 4:2.

12. Que la Voz cesará de clamar cuando todos los santos hayan sido juntados de todas las naciones. Entonces "vienen días, dice el Señor, en los cuales enviaré hambre a la tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír la palabra del Señor: E Irán errantes de mar a mar; desde el norte hasta el oriente discurrirán buscando palabra del Señor, y no la hallarán." Amós 8:11, 12.

13. Que luego seguirá la desintegración de la organización mundial de la imagen de la bestia (Apoc. 19:1-3), el cierre del juicio investigativo de los vivos (Apoc. 15:5-8), el fin del tiempo de gracia (Apoc. 22:11), y el derramamiento de las siete postreras plagas sobre los impíos (Apoc. 16).

14. Que bajo la séptima plaga, las huestes preparadas para la guerra del Armagedón peleará, y será destruidas por los ejércitos del cielo (Testimonios, Vol. 6, p. 406, y que Cristo aparecerá en toda su gloria, destruirá el resto de los impíos, resucitará a los muertos justos (1 Tes. 4:14-17), e introducirá el milenio (Apoc. 20:5).

15. Que por un corto tiempo (Apoc. 20:3) de cien años (Isaías 65:20) después del milenio, los impíos volverán a vivir otra vez y luego finalmente serán destruidos por fuego (Apoc. 20:9), con lo cual todas las cosas será renovadas, y el plan original de Dios procederá al perfecto cumplimiento en una eternidad ininterrumpida de gozo celestial (Apoc. 21:4).

 


   Acontecerá en aquel tiempo, que criará un hombre una vaca y dos ovejas; y a causa de la abundancia de leche que dará comerá mantequilla; ciertamente mantequilla y miel comerá el que quede en medio de la tierra.  Isaías 7:21,22

La Santa Biblia
" Las Dos Ovejas"

El Espíritu de Profecía
" La Vaca Joven"

La Vara Del Pastor
"El Estudio del Mensaje de La Vara del Pastor es el estudio de la Biblia y del Espíritu de Profecía."

  Contáctenos

Copyright 2007 La Vara del Pastor.comm